Blog

Pared de acento

Solamente con un color podrá transformar su espacio. Una pared de acento es una pared pintada con un color llamativo y vibrante que hace que todos los elementos de la habitación se destaquen. Este cambio puede generar no solamente otra sensación a nivel de decoración, sino que también a nivel de la arquitectura del espacio.

Uno de los puntos claves en este trabajo se da al momento de elegir el color. El color de acento debería generar contrastes cromáticos y o de luminosidad, así por ejemplo, si sus paredes son claras y suaves el color de acento debería ser fuerte y o oscuro buscando un notorio contraste entre ambos.También es importante que el color elegido sea combinable con los colores de los elementos prexistentes, como ser muebles, lámparas, cortinas, decoración en general, etc. Para esto, siempre resulta un buen criterio utilizar colores que estén cerca en de la rueda cromática. Siguiendo esta idea, podríamos identificar la posición en la rueda de algún color preexistente y utilizar alguno de los colores cercanos.

Un buen recurso para elegir el color y que al mismo tiempo el ambiente se identifique con nosotros, es buscar un color favorito y a continuación ver los diferentes tonos que puedan derivar del mismo.Por dar un ejemplo, dentro del azul hay muchos tonos y al mismo tiempo dentro de cada tono hay muchas variantes: Azul…Celeste…turquesa… colores radiantes o pasteles, etc.

La pared de acento también es un gran recurso para llamar la atención del ojo hacia determinada zona o punto que deseamos destacar, esto implica además que nos permite disimular zonas que no queremos mostrar.

Es importante también considerar el tamaño del lugar para tomar decisiones. Los colores cálidos suelen hacer más chicos los espacios mientras que los colores fríos dan mayor dimensión a la habitación.

En esencia, este recurso es muy valioso para dar a nuestros espacios un carácter moderno y dinámico. Genera grandes cambios con pocos recursos y además permite dar sensación de renovación y frescura. El color incide en la luz y por consiguiente en la energía que transmiten nuestros ambientes, manejar estas posibilidades enriquece lo que queremos comunicar.Esta es una de las maneras más sencillas de cambiar radicalmente un espacio.